domingo, 29 de diciembre de 2013

MÍRATE

¿Te has visto? Mírate. Estás rota, creías tenerlo todo bajo control: la comida, el peso, tus sentimientos, tus lágrimas, quizá hasta tus cortes. Creyendo que tu "normalidad" no estaba tan mal al fin y al cabo, ya que el concepto de felicidad para ti hacía tiempo que había cambiado; ya no significaba tener sentimientos buenos, sino simplemente no tener malos.
Y de repente tu careta de actriz barata se cae. Justamente cuando estás sola, cuando no hay nadie, cuando la voz que tanto intentas esconder grita cada vez más fuerte dentro de tu cabeza: "Mira la realidad. Estás acabada". Y esa misma voz empieza a pasar vídeos de recuerdos dentro de tu cabeza, y les empieza a dar el enfoque que tu habías intentado evitar durante todo este tiempo. Y empiezas a llorar y a odiarte por estar llorando y por ser como eres y por todos esos recuerdos que no se van. Entonces te desesperas, buscas cualquier objeto con el cual cortarte, lo único que te importa es no escuchar esa voz, al precio que sea. Cada segundo que pasa, te ahogas más llorando, sientes que ni tan siquiera entra aire en tu tráquea y no puedes parar de lloras. Otro maldito (mini) ataque de ansiedad. Sigues mirando a tu alrededor y ves de la nada unas tijeras encima la mesa, las abres, y con uno de los lados te empiezas a cortar en el brazo izquierdo. La voz no se escucha tanto, parece que el ataque de ansiedad va remitiendo, ya que cada vez puedes respirar un poco mejor. Pero sabes que tarde o temprano volverá esa voz y tu volverás a estar en ese estado.
Mírate. Tú, si tú, la que después de hacer una dieta, sale su monstruo de la comida chatarra. Podrías haber cogido yogures, fruta, verdura. Pero no. Ese monstruo para satisfacerse necesita algo más sucio. Chocolate, patatas fritas, Nutella, cereales, pasteles, helado. Todo lo que con tanto sufrimiento habías intentado evitar.
Y luego, cuando ese monstruo se va, necesitas castigarte. Quizá haciendo ejercicio hasta el agotamiento, quizá vomitando. Y eso te hace sentir aún más ruin.
Mírate. Llorando delante del espejo.
Mírate. Fingiendo que todo esta bien mientras tienes esos pensamientos suicidas en la cabeza.
Mírate. Sola.
Mírate. Escribiendo (en mi caso) o leyendo esto.
MÍRATE. ACABADA. IGUAL DE ACABADA COMO ESTOY YO.  

2 comentarios:

  1. Es una forma excelente de decir como se siente, supongo que muchas más personas se sentirán identificadas, y para escribirlo de esa manera hay que tener mucha conciencia de si mismo lo que me parece admirable, una buena cualidad.

    No te guíes por las cosas malas, mis buenas vibras para ti
    besitos

    ResponderEliminar
  2. HOLA HERMOSA DAMISELA!

    No seas tan dura contigo linda
    ya lo haz hecho por demasiado tiempo
    y no creo que de muy buenos resultados
    si sigues odiandote asi
    :/

    comer bien cuesta
    hacer ejercicio sin obesionarte cuesta
    limitar tus antojos hasta volveros esporadicos cuesta
    pero es lo unico que te mantendra equilibrada
    debes hacer tu dieta para que puedas seguirla por siempre
    comiendo 500 calorias o menos solo conseguiras acumular ansiedad y terminar comiendote la alacena entera

    cuidate bella
    aca estoy para cualquier cosa

    ResponderEliminar