domingo, 28 de septiembre de 2014

MAL, MAL, ¡MAL!


Hola niñas.
Hoy es de esos días en los cuáles solo te apetece quedarte encerrada en la habitación, sin que nadie entre en todo el día.
Parece que hoy todo se hubiera puesto en mi contra. Me ha bajado la regla, mi madre se ha enfadado conmigo quien sabe porqué, mi padre cree que todo se lo digo a mal, y nadie aquí me quiere. Nadie me ha dado un beso hoy o me ha abrazado. Y no es solo por eso que piense que no me quieren. No sé, pero desde hace unos días, sobretodo mi padre, es muy frío conmigo. Mi madre también, pero quizá no tanto. O quien sabe, a lo mejor son todo imaginaciones mías. Ojalá viviera sola.
Esta noche, en una parte de mi sueño, he soñado que me comía una pizza entera, y que al día siguiente me pesaba en la báscula y había engordado 1 kg. Luego, cuando me he despertado, durante unos segundos he pensado que había sido real, pero después recordé que ayer solo comí dos croissants pequeños de jamón y queso (y cuando digo pequeños hablo de que los dos cabían en una de las palmas de mi mano y sobraba palma), y una CocaCola no light (se me ha acabado, hasta el miércoles no tendré más :'( ). Me he ido a pesar y estoy en 61,2 kg. Creo que eso ha sido lo único feliz del día.
Otra cosa que me ha cabreado hace un rato, ha sido que estaba leyendo un blog A&M cuando la chica al final de su entrada escribía que "haría una dieta de 1200 calorías y que si alguien creía que estaba loca o que se moriría de hambre, que se lo dijera". Y yo me pregunto, ¿desde cuándo seguir una dieta de 1200 calorías es "estar loca o morirse de hambre"? O sea, así son las dietas recomendadas por médicos que sigue la gente normal. Comer 1200 calorías no son pocas, y menos para morirte de hambre. Así que chica, tu tranquila, que si así son tus dietas no eres Ana, y no hace falta ni que te hagas llamar así ni que tengas un blog sobre algo que no tienes. Y no lo digo por el número en sí, sinó porque una Ana que realmente lo sea, no podría comerse tan tranquila esa cantidad de calorías. Al menos yo no podría, me entraría una culpabilidad horrible. Pero en fin, si ella quiere seguir creyendo que es Ana, adelante. Es su decisión autoengañarse. Y aunque lo pueda parecer, no la estoy juzgando, en absoluto, me alegro que ella no tenga esta obsesión, lo que me da rabia son este tipo de personas que se autoetiquetan como Ana (en este caso) y que realmente no lo son.
Voy a dejar ya el tema, porque hoy estoy "modo queja on" como podéis ver, y me podría alargar quejándome de un montón más de cosas. El día 15 empecé las clases. Excepto en algunas asignaturas en las que nos mezclamos mi clase con otra y me siento con mi amiga, en el resto me siento sola. Y realmente no me molesta, ya que me concentro más. Es más, creo que me estoy volviendo cada vez más arisca, porque ahora lo que me molesta es que la gente se siente a mi lado porque no haya más lugares disponibles. Y me molesta un montón, o sea, NO ME QUIERO SENTAR A SU LADO. Odio a toda mi clase, son unos estúpidos. Aunque gorda, soy mucho mejor que ellos, no quiero tener que compartir mi oxigen con ellos. Son gente falsa, mentirosos, malos, juzgan a los demás continuamente... Sí, los odio. Y ellos a mí, eso lo sé perfectamente. Pero como toda mi vida he sido la odiada de las respectivas clases que he tenido (excepto algunos años), me da absolutamente igual. Pues volviendo al tema inicial, desde que ha empezado el instituto estoy estudiando bastante, haciendo los deberes, etc recordando siempre cuál es mi objetivo: ser abogada. Y para ser abogada debo estudiar derecho en la universidad. Y para ir a la universidad necesitare una beca por sacar 6,5 de media en bachillerato. Y para que me quede ese 6,5, debo trabajar mucho. Y también para sacar buena nota en la Selectividad.
Creo que por hoy he acabado con mis quejas, explicaciones... Voy a suicidarme.

Cuidaros,

Stella Marie.

martes, 9 de septiembre de 2014

RESUMEN DEL VERANO


¡Hola mis hermosuras! ¿Cómo estáis?
Yo al final no he hecho muchas cosas que me pensaba que haría este verano. De 1º de bachillerato me quedaron 6 para ir en septiembre, y he conseguido recuperar 5, así que paso con una pendiente. No sé si lo había comentado antes, pero mi sueño es ser abogada, ¡y lo voy a conseguir!
Que más, que más... Ah sí, que al final no pude ir de vacaciones a Águilas (Murcia) este año porque el trabajo de mi padre nos lo ha impedido :(, así que he aprovechado agosto para apuntarme a la autoescuela para sacarme el carné de coche y actualmente todavía sigo haciendo tests (y lo que me queda jajajajajajaja).
También han pasado cosas malas este verano. Mi tío murió de cáncer, mi madre tuvo un ataque de ansiedad y no quiero explicar cómo pasó solamente para no revivir esos momentos tan duros para mí.
En cuanto al peso, no ha variado demasiado: me la paso balanceándome entre 61-64 kg. ¡Quiero dejar de subir y bajar de una puta vez!
Este verano, mis amigas y yo hemos estado organizando fiestas de cumpleaños para las del grupo que han ido cumpliendo años (curiosamente mi grupo nos llamamos "Princesas"; si supieran...). Y S. (un chico de la clase de mi mejor amiga que me gusta) ha ido viniendo, y me llevó a casa 3 o 4 veces con el coche. También hemos ido hablando por WhatsApp, hasta que me harté de tener que empezar siempre conversa yo (soy una orgullosa y me cuesta tragarme el orgullo). Pondría la conversa aquí, pero está en catalán y tiene datos personales. Y el domingo lo volví a ver, pero con su cambio de look capilar jajajajja (si hubierais visto el antes y después de su peinado, también reiríais). Ah, sí, y en julio que hubo una "fiesta" en mi ciudad sobre Japón (anime, manga, cultura japonesa...) (todo esto pasó después de la primera fiesta de cumpleaños después de la mía, y antes de todo lo del WhatsApp...) y allí entre otras cosas se organizaba un karaoke de openings y endings de anime, y mi BFF y yo cantamos algunas juntas, y luego cantamos con S. y otro amigo suyo también algunas. Y luego, cuando yo ya no cantaba y él salía a cantar, me miraba y sonreía y yo le devolvía las miradas y las sonrisas. Y luego, ¡PAAAAAAM! Va y llega un chico que esta enamorado de mi (pero yo no de él, porque, aunque es guapo, hace 3-4 años tuve una cita con él y me pareció muy soso) y cantó una canción y me miraba, y yo a él, pero de manera normal, y no le sonreía ni nada. Luego otro día, ese chico me mando un mensaje por Facebook para que quedar algún día a tomar algo, y le dije que un día podía venir con toda nuestra peña y me dijo que ya le avisaría. Y todavía debe estar esperando, supongo.
Y creo que no me olvido nada. Bueno, sí: que el verano se ha pasado rapidísimo.

Muchos besos,

Stella Marie.