lunes, 28 de septiembre de 2015

TIEMPO

A veces necesitamos tiempo. Tiempo para estar a solas, tiempo para hacer otras cosas.
Me tomé un tiempo de este blog, sin buscarlo. El gimnasio me ocupaba (y me ocupa) toda la tarde, y la mañana la pasaba (la paso) haciendo encargos o durmiendo.
No conseguí 2do de bachillerato, y que casualidad que fue por culpa del profesor a quien le caigo mal y con un 4. Justamente el día de mi cumpleaños tuve que enterarme. Pero no quiero pensar en ello. Ahora me he matriculado a un instituto a distancia para hacer esas dos asignaturas y este año espero poder hacer la Selectividad y entrar a derecho. Pensar que voy DOS años atrasada a mi generación me hace sentir como una completa fracasada. Lo que soy.
Me "declaré" a S. y... salió mal. Eso paso en julio. Y todavía no lo he olvidado, y lo peor es que conservo esperanzas. Es como si lo que pasó esa noche en su coche hubiera sido una pesadilla, todo irreal. Pero no es así. En cuanto a otros chicos, me encaprichó unos días y me canso de ellos. Es como que es un reto para mí conquistarlos o que se fijen en mí, pero una vez que lo logro, pierde toda su emoción y es como, bah.
El gimnasio me sirvió como vía de escape. Me hace olvidarme de mis problemas. Cuanto peor me siento (anímicamente) más me obligo a estar más rato allí. Y si me siento bien, me paso el día allí con gusto.
O sea que podemos decir que ahora solo soy una bola de grasa (que se mantiene entre 56-61 kg como un puto yo-yo) a la que lo único que le da sentido a su vida es la comida y el gimnasio.
Y mientras yo no avanzo con mi vida, el tiempo sigue pasando. Rápidamente. Los demás van evolucionando y yo sigo en el mismo lugar que cuando empecé el blog, pero con unos kilos menos y más depresiva si cabe.
En fin, espero que vosotras si estéis aprovechando la vida y con más éxito que yo.

Besos,

Stella Marie.